jueves, 21 de noviembre de 2030

ME DECIDO POR ESTE MEDIO EN LUGAR DE UN LIBRO, ASI PUEDES PARTICIPAR CON TUS COMENTARIOS

Con este Blog, lo que pretendo es transmitir algunas de las recetas que han estado en mi familia durante muchos años, así como otras que he probado en algunos bares y restaurantes, otras que me han sugerido amig@s o familiares y que tras prepararlas en casa han sido de mi satisfacción.
Existen muchos libros en los que se detallan exhaustivamente los ingredientes  y  proporciones, en Internet se encuentran hoy todas las recetas inimaginables, por lo que es muy sencillo investigar y hacer muchas de ellas (en algunos restaurantes no falta el PC con conexión a Internet como ayuda en la cocina, como un pinche más, pero pinche aquí), por lo tanto podría llenar este recetario con 1.000 y una tan solo con copiar y pegar.
En este caso, debo decir que cada plato lleva un algo especial que aporta cada uno y que es lo que se dice de los buenos cocineros: “tiene buena mano”. Ésto lo aprendí gracias a la atención que prestaba a mi madre cuando se metía en faena, cuando le preguntaba si ese plato que estaba cocinando llevaba este o el otro condimento; siempre decía lo mismo “si quieres pónselo”. Así que lo mejor era ver como lo hacía y tomar notas, cosa que sigo haciendo en la actualidad con cada plato que veo elaborar, sin entrometerme; luego en casa haré lo que crea conveniente.
Dado el origen Santapolero de mi familia, aunque llevando mucho tiempo en La Línea, la mayoría de las recetas son de las llamadas “dieta mediterránea”, por lo tanto este no es un Blog de química, ni de brillantes acabados con presentaciones sofisticadas, sino de cocina de andar por casa con productos sencillos y que se encuentran fácilmente, casi siempre en nuestra despensa. Por eso de la sobriedad de las imágenes que lo ilustran, tomadas con mi teléfono movil, por lo que no tienen muy buena calidad y sin la ayuda del photoshop, hay que prestar mucha atención a la elaboración de los arroces y los guisos, siempre con sus refritos.
Posiblemente, alguien que me aventaje en el arte de la cocina, realizará alguna crítica o notará alguna falta; pero no debe olvidar que este blog de recopilación de recetas, lo que intenta es transmitirlas tal como todos elaboramos los platos que cocinamos habitualmente, sin medidas exactas, con el aroma, con las texturas, con la sensibilidad de un buen comensal.

Quiero agradecer a todas aquellas personas que de una u otra forma me han aconsejado, aportado ideas y recetas para este Blog.

Espero que lo disfruteis.

lunes, 30 de octubre de 2017

POLLO AL HORNO CON LIMON

Los ingredientes necesarios:

1 Pollo troceado
Patatas
1 Limón

1 Cebolla
Orégano
Tomillo
Pimienta molida
Sal
Aceite de oliva
1 vaso vino blanco
Hoja de laurel

Esta receta es super sencilla y fácil para no complicarnos mucho a la hora de hacer un pollo al horno, es muy raro que en la familia no se tenga esta receta de la abuela, madre y por lo tanto hay muchas maneras de hacerlo, hay quien prefiere hacerlo entero, pero en este caso lo haremos en trozos con las piezas de muslos y contramuslos que son las mas jugosas.
Lo primero que haremos será exprimir el jugo del limón y luego lo trocearemos, reservándolo para marinar el pollo.
A continuación pasamos a condimentar los trozos de pollo, le ponemos una cucharadita de orégano, comino y la sal, removemos para que se impregne bien.
Machacamos los dientes de ajo enteros dándoles un golpe, incorporamos los trozos de limón y añadimos el jugo, removemos todo y dejamos macerar al menos una hora. 
A continuación en una fuente que sea apta para el horno, ponemos en el fondo el aceite de oliva virgen extra y luego la cebolla cortada en juliana que repartimos por todo el recipiente.
Hacemos lo mismo con las patatas, las cortamos no muy gruesas estilo panaderas.
Y ahora colocamos el pollo encima de las patatas, repartimos el jugo con los trozos de limón, ponemos ahora por encima la pimienta molida al gusto.
Introducimos en el horno precalentado a 180 grados, cuando lleve unos 15 minutos añadimos el vasito de vino blanco, vamos dándole vueltas de vez en cuando, nos llevará aproximadamente unos 45 minutos, todo dependerá de nuestro horno, por lo que cuando lo veamos doradito lo sacamos.

Ya estará listo para servir con su salsita por encima y sus patatitas.



domingo, 1 de octubre de 2017

PESCADO A LA TALLA

Los ingredientes necesarios:

500 grs. de pescado blanco
2 Dientes de ajo
2 Chiles guajillo
1 Chile ancho
1 Cebolleta
Aceite de oliva
Sal
Mayonesa
Mantequilla


Esta es una receta típica mexicana del estado de Guerrero, concretamente de Acapulco, donde se hace a las brasas de carbón. 

La receta original mexicana es con Huachinango o Guachinango, se le conoce de las dos maneras pero aquí no lo encontraremos, en España puedes utilizar cualquier pescado del tipo Pargo, Besugo, Voraz, Lubina. Abriéndolo por la mitad como si fuera para hacerlo a la espalda.

En este caso he utilizado 1 filete de Gallo de unos 500 grs, en la pescadería le pedí que me limpiaran el pescado dejándole la piel y lo filetearan. 
Bien limpio el filete bajo el agua del grifo, lo salamos y en un escurridor lo dejamos escurrir o bien lo secamos con papel de cocina.
Ahora le llega el turno a la salsa con los chiles, hoy es muy fácil encontrarlos en las grandes superficies o tienda de productos latinos, así que no asustarse y en particular estas dos variedades no son muy picantes.
Primero en una sartén sin nada, al estilo comal, se tuestan sin llegar a quemarlos, después ponemos agua a hervir en un recipiente, apagamos e introducimos los chiles hasta que se ablanden, les quitamos las semillas. 

Los introducimos a continuación en la batidora, junto con la cebolleta, los dientes de ajos y un poco de sal, batimos y si queda muy espeso le añadimos un poco de agua donde se remojaron los chiles. Sofreímos con un poco de aceite de oliva hasta conseguir una salsita espesita.
El siguiente paso es hacer el pescado, siempre por la parte de la carne, primero lo untamos con la mayonesa.
A continuación untamos por esa parte también con la salsa que hemos preparado y dejamos macerar un buen rato.

Como en casa no podemos hacerlo a las brasas de carbón, utilizaremos el truco del papel de hornear, ya sabes, coloca sobre la plancha caliente el papel y encima pon el pescado, primero por la parte de la carne, de esta manera no se pegara a la plancha, no olerá toda la casa y podremos darle la vuelta fácilmente.

Pasados unos minutos, le damos la vuelta y lo hacemos por la parte de la piel.
Mientras se hace por el lado de la piel, derretimos un poco de mantequilla y la echamos por lo alto del pescado y le damos la vuelta, volviendo a hacer un poco más por la parte de la carne, muy importante no dejar seco el pescado.

Listo para disfrutar de un exquisito pescado a la talla, acompañado de una ensalada o con arroz blanco.
Indudablemente si tenemos la oportunidad de hacerlo en la barbacoa con carbón, el sabor será más autentico, como este de abajo que nos prepararon en la playa del Pie de la Cuesta en Acapulco.


sábado, 26 de agosto de 2017

SALCHICHAS FRESCAS AL VINO BLANCO

Los ingredientes necesarios:

Salchichas frescas
Cebollas 

Ajo
Caldo de pollo
Sal y pimienta
Aceite de oliva
Vino Blanco


Esta es una receta fácil y rápida en la que se utilizan pocos ingredientes, muy típicas comerlas en Almería y en Madrid te la suelen poner de tapas en algunos bares, aunque las puedes usar de aperitivo, también si las acompañas de unos huevos fritos sustituyen a una comida o cena.

Compramos unas salchichas frescas preferentemente en una carnicería de confianza, ya que suelen tener más sabor que las industriales que encontramos envasadas en bandejas en las grandes superficies.
Cortamos las cebollas en juliana y picamos los ajitos, los ponemos en la sartén con un poco de aceite de oliva y pochamos. 

Cuando la cebolla este transparente, añadimos las salchichas frescas y la vamos dorando lentamente, salpimentamos, seguimos dorando.
Cuando las salchichas empiecen a tomar color incorporar un vasito de vino blanco, dejamos que se evapore el alcohol, luego añadimos caldo de pollo hasta casi cubrirlas y cocinamos durante unos 10 minutos, puede ser caldo preparado en Brick o una pastilla disuelta en agua caliente.
A mí en particular, me gusta que se evapore todo el caldo, pero si quieres puedes apartarlas antes.
Listas para comer, se pueden acompañar con patatas fritas, huevos fritos, arroz blanco, cau, cau.




sábado, 29 de julio de 2017

ENSALADA DE TOMATES CON VENTRESCA DE ATUN

Los ingredientes necesarios:


2 Tomates carnosos
1 Cebolla o cebolleta
1 Lata de ventresca atún
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de Jerez
Sal


Una receta muy fresquita y sencilla de hacer, a veces queremos preparar platos muy sofisticados con lo que conseguimos que el ingrediente principal pase inadvertido, la ventresca es para mí la parte más apreciada del despiece del atún o del bonito, es la parte más próxima a la cabeza y su nombre ventresca se debe precisamente a la cercanía que tiene al vientre del pescado. 

En esta ocasión para la ensalada he utilizado una lata de ventresca de atún claro en aceite de oliva, pero también puedes utilizar una de filetes de atún, caballa o melva. 
Lavamos muy bien los tomates bajo el grifo de agua fría y los cortamos en rodajas no muy gruesas, tenemos que utilizar tomates carnosos que al menos sepan un poco a eso, a tomate, por ejemplo los corazón de buey, raft, kumato, o esos de las huertas cerca de casa y que todos conocemos, “como se perdieron los del Zabal”, las colocamos en el plato.
Ahora viene lo más complicado de esta receta y es abrir con cuidado la lata de ventresca, para no cortarnos.
Como veréis es la parte más ricas del atún, jugosa y delicada con una carne muy fina, escurrimos y desechamos el aceite de la conserva.
Ya por último vamos a montar la ensalada, colocamos los filetes de ventresca sobre las rodajas de tomate, cortamos la cebolla o cebolleta en juliana y la ponemos por encima, aliñándola a continuación a nuestro gusto con la sal, el vinagre y un buen aceite de oliva virgen extra.
Una variante de esta receta, es prepararla en lugar de tomates con pimientos asados, también adornandola con alcaparras, con queso fresco, con hierbas aromáticas como el orégano o la albahaca, etc.

Aunque esta ensalada puede aguantar durante algún tiempo en la nevera, te recomiendo que la prepares en el momento que la vayáis a comer para evitar que se pueda llegar a perder su sabor tan especial y característico.



miércoles, 21 de junio de 2017

GUACAMOLE

Los ingredientes necesarios:

2 Aguacates
Cebolla fresca o cebolleta
Chile Serrano
Cilantro
Lima o Limón
Sal
Aceite de oliva

Triángulos de maíz o nachos


Esta salsa mexicana es el acompañamiento perfecto para tomar un aperitivo con nachos, o como acompañamiento a cualquier tipo de carne. Tal como le pasa a algunas recetas españolas tiene muchas maneras de prepararse, según la zona de mexico, pero básicamente todas con los ingredientes con las que vamos a hacer esta que es la que tomamos en casa y en alguna otra se le añade tomate picadito.

Debido a que se ha puesto de moda la cocina mexicana, la encontramos ya preparada para consumir en supermercados y grandes superficies, aunque ni comparación con un guacamole casero, verás que fácil de preparar y lo rica que está, así que manos a la obra.

Para dos personas, escogemos un par de aguacates maduros, que se puedan majar. 
Un chile serrano.
Antes de cortar los aguacates y para que no se nos oxiden, preparamos el resto de ingredientes, en un mortero rallamos la cebolla o cebolleta al gusto, lo hago así porque no me gusta encontrarme trocitos de cebolla, pero si quieres en lugar de rallarla, pícala finamente. 

Añadiremos unas hojas de cilantro picaditas, sin pasarnos para que no predomine ese sabor y un chile picante muy picadito tambien, en este caso un serrano, pero puedes poner el chile picante o cayena que te guste y sal. 
Majamos todo muy bien, como verás en las imágenes estoy utilizando un molcajete, que es el mortero tradicional mexicano de piedra y la mano de majar que también es un cilindro de piedra y se llama tejolote.
Luego cortamos los aguacates por la mitad, con la ayuda de una cuchara vaciamos la carne y reservamos el hueso.
Vamos majando los aguacates, removiendo con cuidado y le añadimos unas gotas de lima o limón, ponemos un poco de aceite de oliva y removemos todo, comprobamos de sal.
Ya tenemos listo nuestro guacamole casero, si no nos lo vamos a comer inmediatamente ponemos el hueso que teníamos reservado en el centro y cubrimos con papel film, que apretaremos sobre la salsa para que no quede aire, así no se oscurecerá, guardamos en el refrigerador.
Si quieres simplificar, toda la elaboración se puede hacer en cualquier cacharro de cocina y majando con un tenedor!


sábado, 20 de mayo de 2017

COUS COUS DE CORDERO

Los ingredientes necesarios:

1/2 kg. Carne de cordero
Cous Cous mediano
1 Cebolla grande
2 Zanahorias
1 Trozo de col
1 Calabacín
1 Trozo de calabaza
1 Nabo
Garbanzos en remojo
1 Ramita de cilantro
Almendras crudas peladas
Pasas sin pepitas
Azúcar moreno
Preparado especias Ras el Hanout

Pimienta molida
Canela en polvo
Sal
Aceite de oliva


Este es el plato estrella de la cocina marroquí y por fin me atreví con él, después de mucho tiempo pensándomelo, esta receta de cous cous admite muchas variaciones ya que se puede hacer con pollo, ternera y por supuesto el que más me gusta que es el que vamos a preparar con cordero, lo mismo pasa con las verduras dicen que hay que utilizar siete. Aunque su manera tradicional es prepararlo con la cuscutera, lo vamos a hacer con la olla rápida y utilizando la sémola de trigo que encontramos en las grandes superficies muy fácil de preparar. 

Lo primero que haremos será preparar la cebolla con las pasas caramelizadas y las almendras, para ello cortaremos una cebolla grande en juliana más bien finita, la cantidad dependerá de lo que te guste este complemento, nosotros nos hacemos bastante, las ponemos en una sartén con un poco de aceite de oliva y sal, las vamos dorando a fuego lento, cuando estén blanditas añadimos un par de cucharadas grandes de azúcar moreno, removemos y dejamos que la cebolla se vaya caramelizando, a continuación incorporamos las almendras para que se doren un poco, una puntita pequeña de canela y luego las pasas, apartamos y reservamos. 

A continuación nos ponemos manos a la obra para preparar el caldo con las verduras y la carne, lo primero que haremos es dorar los trozos de cordero salpimentados y con aceite de oliva en la olla hasta que se dore un poco. 

Añadimos un par de cucharadas de especias Ras el Hanout, son fácil de conseguir, si no la encuentras, utiliza las especias de pinchitos, sal, pimienta molida, un toque de canela molida, removemos con cuidado de no quemar las especias y cubrimos la carne con agua, dejamos hervir e incorporamos los garbanzos, he utilizado una malla para legumbres con el fin de poder sacarlos mejor, cerramos la olla rápida y cocemos unos 15 minutos.
Prepararemos las verduras mientras se cuece la carne, las enjuagamos, pelamos y cortamos en trozos no muy pequeños para que al cocinarlas no se nos deshagan, el calabacín lo deje con la piel.
Una vez pasados los 15 minutos de cocción de la carne, abrimos la olla e incorporamos las verduras, junto con la ramita de cilantro.
Volvemos a cerrar la olla y cocinamos las verduras unos 20 minutos más, comprobamos de sal.
Ahora le toca el turno a la sémola de trigo “cous cous”, la cantidad indicada por persona es de unos 60 gramos, los ponemos en un recipiente circular y le añadimos el mismo volumen del caldo de cocer la carne con las verduras, caliente pero que no esté hirviendo, lo tapamos y dejamos que se hidrate, esperamos que repose unos minutos y agregamos un poco de sal, un poco de aceite de oliva y desgranamos el cous cous con las manos hasta que quede sueltecito, si se te quedara frío puedes calentarlo en el microondas. 

Hacemos un huequecito en el centro del cous cous y ponemos la carne de cordero deshuesada, repartimos la verdura alrededor del plato con los garbanzos y ponemos la cebolla caramelizada con las pasas y almendras coronando el plato. 

Listo para disfrutar de este magnífico Cous Cous marroquí de cordero con verduras.


Hasta ahora no hemos utilizado picante, a mí me gusta calentar el caldo y ponerlo en una salsera aparte, poniéndole un poco de salsa picante del que tengáis en casa, así vamos añadiéndole caldito al gusto de cada uno.