sábado, 30 de marzo de 2013

TORRIJAS



Los ingredientes necesarios: 

Pan del día anterior
½ Litro de leche
1  Cáscara de limón
2  Huevos
Azúcar
Miel
Canela en rama y molida


Esta es la receta clásica de toda la vida de las torrijas de leche, postre que se hacía antiguamente muy a menudo para aprovechar el pan del día anterior y que ha quedado relegada a la Semana Santa, en estas fechas en los supermercados y grandes superficies encontramos panes especialmente para hacerlas, en este caso las voy a hacer de aprovechamiento, así que he utilizado una barrita de pan de Viena liso, aunque si quieres también puedes hacerlas con baguettes.

Ponemos a calentar la leche con dos cucharadas de azúcar, un trozo de la cáscara del limón y la canela en rama, sin dejar que hierva, apartamos y dejamos enfriar para que infusionen los sabores.

A continuación vamos cortando el pan en rebanadas, aproximadamente de un dedo de anchas.
Colamos la leche, para eliminar restos de la canela y la cascarita del limón, la vertemos en un plato hondo.
Ahora vamos pasando las rebanadas del pan por la leche, que empapen bien, pero cuidado de que no se enguachirnen demasiado, porque se  reblandecerían mucho.
Las vamos colocando una vez pasadas por la leche sobre dos platos, uno boca abajo, para que escurran bien.
Batimos muy bien un par de huevos.
Pasamos las rebanadas de pan por el huevo y las freímos en abundante aceite de girasol.
Las vamos sacando cuando estén doraditas por ambos lados y las ponemos sobre papel absorbente.
Ahora vamos a preparar un almíbar con la miel, para ello ponemos en un cazo un vaso de agua, la mitad de esa cantidad aproximadamente de miel, dos cucharadas de azúcar y canela molida, vamos removiendo y esperamos a que empiece a hervir, nos tiene que quedar con una consistencia espesita.
Disponemos las torrijas en una bandeja y vamos vertiendo poco a poco este almíbar por encima, cuando lleven un ratito, les damos la vuelta a todas, para que se impregnen bien.

Las podemos servir calientes o una vez frías, eso ya depende de las ganas de comerlas que tengáis.
Como ya os decía al principio esta es la receta clásica de las torrijas, pero hay otras maneras de prepararla, por ejemplo también se emborracha el pan con mezcla de leche y un poco de vino dulce Pedro Ximénez, Oporto, Moscatel o algún licor y en lugar del almíbar rebozadas con azúcar y canela molida.

2 comentarios:

Magdalena Troncoso dijo...

yo suelo pasar las torrijas de leche por canela y azúcar, seguro que con miel también están muy ricas!

José Miguel Bonmatí Ñeco dijo...

Gracias Magdalena por tu comentario. esa costumbre de usar la miel es muy del sur, pero rebozadas en zaucar y canela con tu las prepras tienen muy buena pinta tambien. saludos