lunes, 11 de junio de 2012

TARTA BANOFFEE


Los ingredientes necesarios: 

2 Plátanos no muy maduros
120 Grs. galletas digestive
1 Bote de dulce de leche
80 Gr. de mantequilla
1 Porción chocolate negro 75%
Azúcar glass
2 Brick nata para montar

Plan “B” Spray de nata montada

Estás a sólo cuatro sencillos pasos de distancia del cielo con esta receta de tarta banoffee simple. Una tarta sorprendente que deja muy satisfechos a los paladares más golosos, por eso las porciones deben ser pequeñas.

Empezamos por triturar un rulo de galletas Digestive, si no tienes trituradora, las pones entre dos láminas de papel de hornear y con la ayuda del rodillo las trituras.

En un recipiente metálico derretimos la mantequilla y añadimos las galletas trituradas, mezclamos muy bien para integrar los dos ingredientes, nos ayudamos de las manos.










Vertemos la mezcla en un molde desmontable de 20 cm., si no lo tienes engrasamos un molde con un poco de mantequilla y los forramos de papel para hornear, así te resultara más fácil desmoldarlo, extendemos bien y aplanamos con la ayuda de un vaso para que nos quede a 1 cm. aproximadamente, dejando un borde alrededor, más o menos de la altura a la que cortaremos los plátanos.
Dejamos enfriar, para ello lo introducimos en la nevera al menos un par de horas, luego pelamos los plátanos que deben estar un poco maduros y cortamos en rodajas de 1 cm. de grosor más o menos, rellenamos todo el fondo del molde.
A continuación cubrimos de dulce de leche, con esto conseguimos que no se oxide el plátano, dejamos enfriar en la nevera al menos 1 hora.
A continuación nos preparamos para montar la nata, cuando vayáis a comprarla hay que tener en cuenta de que debe tener más del 35% de materia grasa, he utilizado unos bricks de la marca COVAP, pero con los de DIA también sale bien.

He leído muchos trucos para montar la nata, pero hasta ahora no lo había conseguido, hasta que he utilizado una batidora del MGI de 10 euritos, las varillas las tenía en la nevera junto con el recipiente metálico que utilice. 

En otro recipiente mayor puse agua con hielo para mantener la temperatura, a medio batir añadí el azúcar glass y continúe batiendo.
 









Enseguida obtuve el resultado deseado, la cantidad de azúcar depende del gusto de cada uno, pero no hay que pasarse pues el dulce de leche contiene bastante.
Ponemos la nata montada en el molde por encima del dulce de leche y extendemos por toda la superficie hasta conseguir un centímetro aproximadamente, dejamos enfriar en la nevera.
Cuando este bien fría y antes de servir, rallar un poco de chocolate negro por encima.
Desmoldamos con cuidado.
Como decía al principio las porciones no debes ser muy grandes, ya que esta tarta es bastante calórica.
 








Se puede utilizar el plan “B”, que es usar una nata montada en spray, si no te quieres complicar.
El resultado es similar, pero la nata no es tan consistente y hay que ponerla en el momento de servir, ya que no se mantiene muy bien en la nevera.














 

1 comentario:

Leonor Montañés Beltrán dijo...

Estoy deseando probarla. Creo que también podrían hacerse en moldes individuales, ya que no necesitan horneado. Ya te contaré.